Reseña – CRASH TEAM RACING NITRO-FUELED

Crash está de regreso y de qué forma lo hace

crash logo

Corría la era del primer PlayStation, todo el mundo ya conocía a Crash Bandicoot, pero de pronto, un estudio llamado Naughty Dog se volvió loco e hizo lo impensable: crear un juego casi con la misma esencia que Mario Kart pero para los usuarios de PSX. Así fue como llegó Crash: Team Racing, un juego de carreras de lo más divertido y que puso al buen Crash como una franquicia importante.

Después pasamos a la siguiente generación de consolas y la cosa se vino abajo. Pero lo que han estado haciendo en los últimos años tanto con Spyro como con el mismo Crash, no podría ser mejor. CRASH TEAM RACING NITRO-FUELED llegó a pegarnos justo en la nostalgia y la verdad es que lo hace de la mejor manera.

A matarse por el primer lugar 

Todos los circuitos del juego los tendremos desbloqueados desde el principio en los modos locales y online.

Si viviste la época en la que este juego fue puesto a la venta y conoces perfectamente de qué se trata y cómo se juega, pues posiblemente pensarás que esta parte de la reseña no tienen ningún sentido. Pero es de suma importancia recalcar todo lo que voy a decir pues, Crash Team Racing, a pesar de que tomó todas las bases de Mario Kart, implementó su propia marca y lo hizo tan bien que hasta Nintendo tuvo que copiar un poco en futuras entregas.

Lo primero que tengo que recalcar es que en los juegos de este estilo es extremadamente competitivo y miles de cosas están pasando en la pantalla. Pero lo que diferencía a CTR es la sensación de velocidad que te da. Literalmente sientes que te estás matando por obtener un primer lugar y puedes pasar de la risa de que le lanzaste un misil a alguien, al miedo de perder el primer lugar porque algún maldito te aventó una bomba. A eso se le suman unos excelentes efectos visuales y unas pistas que suelen ser muy verticales y que te harán caer si vas a mucha velocidad si no sabes frenar a tiempo.

Luego pasamos a una mecánica que creó Crash Team Racing y que después Mario Kart se copió: la posibilidad de hacer un boost después de un derrape, dejando presionado el botón de salto. Esta simple mecánica es elemental en las carreras y de hecho es muy difícil de dominar, lo que hace a este juego con un poco más de reto. La verdad es que si quieres triunfar en las carreras fuera de “Modo Fácil”, tienes que perfeccionar el derrape.

Básicamente es presionar el botón R1 para iniciar un derrape dependiendo en que dirección quieras ir. Si lo haces perfectamente, entonces una barra se irá llenando con tres diferente niveles. Una vez que el momento sea exacto, se tiene que presionar el L1 para activar el nitro y agarrar una velocidad mucho mayor. Suena sencillo pero créeme que no lo es. Imagínate tener que hacer el boost y después agarrar una curva a toda velocidad. Varias veces me fui al vacío por no calcular bien.

Unos excelentes circuitos 

Todos los circuitos del juego los tendremos desbloqueados desde el principio en los modos locales y online.

Otras de las cosas que siguen siendo unas verdadera joya son los circuitos que vemos en el juego. Están sumamente bien diseñados, son divertidos de correr, están pensados de tal manera que a pesar de que luzcan fáciles siempre habrá un gran reto para hacernos usar todas las mecánicas del juego. Por cierto, los atajos son una maravilla y es muy divertido irlos encontrando y ver cómo la gente se mata por tomarlos.

Tenemos un total de 30 pistas distintas y una buena cantidad de ellas vienen directamente de Crash Nitro Kart, solo que eliminando las zonas de gravedad zero para poderse adaptar al estilo de juego que tenemos aquí.

Obviamente habrá pistas un tanto más simples que las otras, pero cada una tiene su toque que hace que no te aburras de pasarlas una y otra vez. Hay pistas que no tienen complicación y otras que harán todo lo posible para matarte. Por experiencia propia te puedo decir que tendrás que pasar cada una al menos 3 veces para conocer todo lo que te puede pasar en ellas.

Una personalización decente

La cantidad de skins, trajes y piezas que podemos desbloquear es abrumadora.

Una de las cosas nuevas que tenemos en Crash: Team Racing Nitro-Fueled es su sistema de personalización. Con esta opción podremos desbloquear una enorme cantidad de atuendos para nuestros personajes y otro tanto de piezas para ir modificando nuestro kart.

Lo mejor de todo es que todos estos ítems los iremos consiguiendo jugando. Ya sea comprándolos en la tienda con el dinero que ganemos en las carreras o por completar cierto desafíos como ganar determinadas pruebas con cierto personaje y cosas así. Aquí no hay nada de micro-pagos, ni lootboxes, ni nada por el estilo. Esto es como en antaño en donde todo lo desbloqueabas con tu esfuerzo.

Es importante añadir es que todo lo que vayamos desbloqueando es 100% estético y no afecta en absolutamente nada el desempeño que vaya teniendo el kart. Esto para algunos puede ser un punto malo pues a veces se requiere mucho trabajo para conseguir solo una estampa para pegarla al frente del carro. Digo, entiendo que esto se hace con el propósito de tener un juego equilibrado, pero siento que no hubiera estado de más poder adquirir unas mejores llantas o una mejor suspensión; algo para darle un poco más de valor a las horas invertidas.

Modo Historia 

La premisa argumental nos llevará a salvar el mundo de un villano alienígena. Por supuesto, el destino de nuestro planeta se resolverá con una intensa carrera contra él.

En cuanto a los modos de juego, el que para mí fue el mejor fue el clásico Modo Historia. Tendremos que ir quedando en primer lugar en un enorme número de carreras e ir enfrentando a jefes. Para llegar a cada prueba entraremos en un mapa un tanto abierto y que conecta a todas las pruebas. Este mapa es grande y sirve en gran medida para ir practicando tu habilidad al manejar, tus derrapes y todo lo que necesitas para ganar.

La estructura es exactamente la misma que vimos hace tantos años, por lo que no solo se trata de llegar en primero. Si queremos exprimir este modo en su totalidad habrá que hacer distintas cosas como conseguir 3 letras oscuras que están por el escenario para desbloquear las últimas carreras o incluso la verdadera batalla final.

También están de vuelta las copas y las pruebas de contrareloj para obtener las reliquias donde habrá que correr por las pistas, rompiendo cajas que nos darán segundos para hacer la menor cantidad de tiempo posible. Según el tiempo que hagamos obtendremos una reliquia de zafiro, oro o platino, siendo la última la más difícil de conseguir. Estas pruebas pueden resultar un poco repetitivas, pero te divertirán una buena cantidad de veces.

Pasando a la dificultad hay algo que me llamó mucho la atención. Lo primero es que se podrá jugar en modo Clásico o Moderno. En el modo Clásico no podremos cambiar de personaje en toda la historia, modificar nuestro kart, ni ajustar la dificultad. En el modo Moderno, obviamente se busca hacer más accesible la experiencia permitiendo todo lo anterior mencionado.

El problema de la dificultad es que a veces puede ser frustrante y en la dificultad alta hasta los más experimentados van a estar sufriendo por un buen rato. Y es que la IA está programada para hacer todo de manera metódica y perfecta, por lo que nunca verás al que va en la cabeza cometer un error. El reto es excelente para los que les gusta; en fácil es demasiado simple pero en difícil es casi imposible. Sí, ya sé que opino como clásico millenial, pero es que la dificultad si está bárbara.

Sí hay más modos 

Sí, las reliquias de platino nos volverán a hacer sudar sangre para conseguirlas.

El Modo Historia no es la única opción que tenemos si queremos jugar en solitario. Hay un buen número de modos desde una carrera simple, el modo torneo que nos irá pasando por casi todas las pistas y en las que iremos consiguiendo punto dependiendo el lugar en el que quedemos, y también batallas que son acerca de capturar la bandera, conseguir cristales o irse matando entre sí. Pero lo mejor de todo es que si hay una pantalla local dividida para que la experiencia de antaño se sienta completa. Yo lo jugué varias veces con amigos en pantalla dividida y es una joya.

Obviamente también están los modos clásicos como Contrarreloj, Carrera por la Reliquia, Desafío CTR y Desafío de Cristales. O sea que no hay ninguno pretexto para decir que el juego está escaso de contenido.

En el modo online está lo mismo: carreras simples, torneos o batallas. El problema que yo he tenido y que sigo teniendo hasta la fecha es que se tarda mucho tiempo en encontrar personas para jugar. Muchas veces se inicia la partida con dos o tres y conforme avanza se van uniendo más (hablando de las batallas). Pero una vez que accedes es muy divertido ir destruyendo a tus oponentes. Mi consejo es que practiques antes de aventurarte a las carreras online. Casi todas las carreras que he jugado, mis oponentes ya tienen dominado el boost con el derrape y si me andaban dejando en los últimos lugares siempre. Pero nada le gana a meterle un misil en la cola a otra persona manejado su kart.

Gráficos y Sonido

Crash™ Team Racing Nitro-Fueled_20190617182003

Y ahora pasamos a lo que de verdad llama la atención acerca de Crash Team Racing Nitro-Fueled: las mejoras visuales que le han hecho. Tanto en la trilogía de Crash como en Spyro ya habíamos sido asombrados por el excelente trabajo gráfico que habían hecho. De hecho, podría decir que este es el mejor trabajo de los 3.

El juego se ve y corre de forma excelente. Se nota el gran trabajo que han puesto en volver a construir desde cero cada aspecto que vimos a finales de los 90s. Todas las pistas y los personajes se sienten completamente vivos y muy divertidos de ver. Y no miento cuando te digo que las pistas son divertidas, te entretienes viendo cada detalle que veía bien pixeleado en PSX. En lo personal, mi favorita fue la de Coco Bandicoot y siempre que puedo regreso a jugar en ella.

Pero no todo es mágico en el apartado visual. Las versiones de Xbox One, PS4, y Switch corren el juego a 30fps que son bastante estables, pero para un juego de carreras tan repelto de acción, los 60fps deberían de ser lo óptimo. Solamente Xbox One X y PS4 Pro pueden escalar el juego a esa potencia y obviamente llevándolo a una resolución 4K. Pensarás que eso no es tanto problema, pero sí lo es, tomando en cuenta que habrá personas que tengan ventaja por tener un mayor frame rate.

Crash™ Team Racing Nitro-Fueled_20190617170721

Por el lado del sonido también tenemos un trabajo bien logrado. El sonido de los motores en los karts se siente genuino y envolvente. El ruido que hacen los regalos que obtenemos en las cajas es genial y en lo personal me divertía mucho a los escuchar los gritos de mis amigos al escuchar que ya les había lanzado una bola de energía. La ambientación que hay en las pistas es buenísima y muchas veces gracias al sonido te das cuenta que viene algo que te puede matar. Y por supuesto, la música tan clásica de Crash Bandicoot está de regreso y se puede ir oyendo durante toda la carrera dependiendo la pista en la que estemos corriendo.

Otro punto que me parece genial es el doblaje al español latino. Es un muy buen doblaje pero a mí en lo personal me hubiera gustado más variedad en la frases que dicen los personajes. Por lo menos durante las carreras solo escucharás 1 frase al inicio, 1 frase al final y con suerte, una durante la pruebas. Fuera de ese pequeño detalle, creo que es un gran detalle para nosotros.

Dejando del lado la nostalgia que puede traer este juego, Crash Team Racing cumple un punto fundamental: una diversión absoluta. Ya sea que lo juegues en solitario, con amigos online o en pantalla dividida, el resultado va a ser el mismo; te vas a divertir por horas. Una remasterización que vale la pena 100%. Sí, tiene algunos errores que lo alejan de la perfección, pero ninguno es lo suficientemente grande como para que la experiencia se arruine.
Si te gustan los juegos de carreras, Crash Bandicoot o simplemente reírte con tus amigos mientras se van haciendo todo lo posible para ganarse, entonces tienes que darle una oportunidad a este juego.

Comentarios

comments

Summary
Dejando del lado la nostalgia que puede traer este juego, Crash Team Racing cumple un punto fundamental: una diversión absoluta. Ya sea que lo juegues en solitario, con amigos online o en pantalla dividida, el resultado va a ser el mismo; te vas a divertir por horas. Una remasterización que vale la pena 100%. Sí, tiene algunos errores que lo alejan de la perfección, pero ninguno es lo suficientemente grande como para que la experiencia se arruine. Si te gustan los juegos de carreras, Crash Bandicoot o simplemente reírte con tus amigos mientras se van haciendo todo lo posible para ganarse, entonces tienes que darle una oportunidad a este juego.
Good
  • La mecánica de derrape le da más reto al juego
  • El diseño de las pistas es genial
  • El apartado gráfico está muy bien trabajado
  • El Modo Historia es difícil pero gratificante
  • Mucha rejugabilidad
Bad
  • Las mejoras que desbloqueamos se sienten un poco simples
  • La IA tiene un comportamiento muy ventajoso
  • El online tiene muchas fallas para encontrar gente
  • No llega a los 60fps en consolas normales
8.9
Muy bueno
Historia - 8
Jugabilidad - 9
Gráficos - 9.5
Sonido - 9
Duración - 9
Written by
Amante de los videojuegos desde que tengo memoria. Apasionado del mundo del deporte, cómic y literatura

¡Danos tu opinión!

0 0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lost Password

Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

Sign Up