Image default
Artículos

El terrorífico experimento de Wolfenstein II que pasó en realidad

Wolfenstein II  ofrece un viaje al oscuro pasado

Wolfenstein II The New Colossus es un gran juego que esconde muchas, pero muchísimas referencias sobre la segunda guerra mundial y la ideología nazi. El planteamiento distópico en el que se desarrolla el conflicto hace preguntarnos realmente qué hubiese pasado si ellos hubieran ganado la segunda guerra mundial y a decir verdad, lejos de ser entre ciencia ficción y fantasía, hay muchos acercamientos a la realidad o cosas que con las que ellos experimentaron durante todo ese periodo, todo con tal de ganar. No sólo Alemania hacía crueles experimentos, sino también la Unión Soviética. Trataron hacer muchas cosas también con tal de conquistar el mundo.

Durante una cinemática del juego, a William Blazkowicz le cae encima un animal extraño, lo que parece una mezcla de mono capuchino con cabeza de gato. Más tarde, aparece el doctor Seth Roth le explica que es parte de uno de sus experimentos: insertar una cabeza de una animal en el cuerpo de otro y que plantea llevarlo a los humanos. Para ello diseñó un collar que mantiene conectado las terminales nerviosas y sanguíneas para que así mismo, el cuerpo responda a las órdenes y funciones psicomotrices. Hay el riesgo también de que la cabeza termine rechazando el cuerpo, tal como sucede actualmente en los trasplantas de órganos, por más que sea compatible.

Esto en la historia del juego, tiene una función más importante, pues más adelante veremos que el doctor consiguió hacerlo en humanos. Este experimento por más fantástico que parezca y realmente atractivo de ver en el juego, resulta bastante perturbador saber que se llevó acabo y probado con animales.

El caso más famoso de inserción de cabezas fue el del doctor Vladimir Demikhov. Mantuvo la idea de probar por cuánto tiempo la cabeza puede sobrevivir fuera de su cuerpo. Hizo pruebas con animales, perros que quirúrgicamente les separaban la cabeza, para posteriormente revivirlas. Luego llevó este experimento a un paso más allá, implantarla en cuerpos de otros perros, como se puede comprobar en esta foto.

El doctor Demikhov pudo implantar exitosamente la cabeza de un cachorro sobre un perro adulto

En sí pudo demostrar que una cabeza puede sobrevivir fuera de su cuerpo original, tal como ocurre en Wolfenstein.

Lejos de la crueldad y lo grotesco de las imágenes, podemos tomar como lado positivo que el doctor Vladimir Demikhov fue pionero en los trasplantes de órganos. Dejó la ética a un lado para afrontar la curiosidad y desentrañar los misterios de la vida. Antes de trabajar con esto, el doctor Vladimir consiguió hacer exitosamente los primeros trasplantes de corazón que hoy mismo salvan las vidas de muchas personas, hasta que después lo llevó más lejos, en mantener vivos los órganos fuera del cuerpo, tal como actualmente se realiza en complicadas operaciones.

Los trasplantes de cabeza aún siguen en marcha

Actualmente el neurocirujano, Sergio Canavero (del cual podemos verlo en MGSV: TPP) ha retomado la idea de los trasplantes de cabeza. Su paciente es el ciudadano ruso, Valeri Spiridonov quien ha padecido de atrofia muscular grave, una enfermedad genética que afecta la movilidad de su cuerpo. La operación se realizará en diciembre de este año. El doctor Sergio Canavero no tiene ninguna prisa, quiere garatizar el 99% de efectividad en el trasplante. La parte más crítica de esta cirugía surge al momento de volver a conectar la espina dorsal con el resto de las terminales nerviosas.

Related posts

El terror psicologico en los videojuegos

Player Reset

Fortnite – Desafíos de la Semana 3 Temporada 3 Capitulo 2

Manuel Rodriguez

Los juegos más relevantes de 2016

Emilio Ruiz

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.