Image default
Noticias Reseñas

Reseña – Stray – El papel de un gato en un mundo en ruinas

stray logo

Stray llega como una propuesta jugable tan original que va más allá de asumir el papel de un tierno gato callejero en un mundo muy hostil

No es primera vez que un videojuego toma animales como protagonistas de una aventura. Generalmente suele ser argumentos ligeros o poco serios como Goat Simulator y Maneater. Estos juegos más que curiosos resultaron altamente divertidos y se convirtieron en todo un fenómeno entre los jugadores. Ahora tenemos una nueva propuesta llamada Stray. En un principio creí que estaría frente a un videojuego del mismo corte ligero tipo simulador de gatos; incluso en los primeros minutos así parece presentarlo. Me encontré con una agradable sorpresa al ver que Stray presenta una propuesta narrativa sobria de un tono que nos hace reflexionar de cómo actuaría la naturaleza en un futuro donde la humanidad se ausente y solamente queden vestigios de lo que construyó.

Stray: Cómo sería tomar el papel de la naturaleza en un mundo sin humanos

stray historia

La historia en sí se sostiene en un contexto en que la humanidad, por alguna razón, ha desaparecido; pero que dejó ciertos droides con una inteligencia artificial avanzada que en ese momento de la historia están adoptando un comportamiento similar al humano; mucho de esto se puede ver mientras observas los callejones de ciudades abandonadas; al interactuar con los droides o simplemente observando los objetos y comportamientos de los droides. Un videojuego que, a mi parecer, es rico en detalles y que no deja cabo suelto para plantarte alguna duda o contradicciones en su tono o argumento; eso sí, con puntuales excepciones puestas para que la trama y el gameplay pueda dar el siguiente paso.

Y más que ser un juego “curioso” que nos pone en el papel de un gato nos invita a tomar de cierta manera el papel de los animales y cómo estos actuarían ante un mundo vacío de actividad humana. Evidentemente plantear una narrativa o propuesta de esta naturaleza se queda un tanto corta y se agota muy rápido en cuanto a las posibilidades tanto jugables y argumentales que puede llegar a explorar. El juego se valdrá de ciertos argumentos para que el gato o los animales actúen con cierta conciencia o intelecto humanizado, por así decirlo; situaciones inverosímiles en las que las resoluciones de puzles simplemente no se le pueden ocurrir a un gato por su simple naturaleza.

Sacrificar verosimilitud en favor de la trama y jugabilidad

Un ejemplo concreto es que en algunas ocasiones el gato parece entender lo que debe de hacer para sortear ciertos obstáculos; como poner un objeto para atascar las aspas de una ventilación industrial. Otras veces donde parece entender el leguaje articulado y la compleja ingeniería que el ser humano dejó antes de ausentarse en la tierra. Y otro ejemplo más puntual y es el que se utiliza para empujar la trama y la jugabilidad es la de un pequeño dron sin memoria del cual de alguna manera se puede comunicar con el gato y explicarle muchas de las cosas que están pasando con los droides y la extinta civilización.

stray historia

Este pequeño dron sirve como interlocutor del jugador; éste principalmente explica mucho de dónde se encuentra el jugador y hacia donde va. Lo que me saca un poco de la trama es que el gato pueda comprender de manera muy consciente lo que tiene que hacer para resolver algunos asuntos de los droides. Más aún que parece entender lo que el dron le está explicando; que dicho sea de paso, éste deja muy claro que es un asistente para humanos, nunca fue pensado para interactuar con animales y mascotas. Y entiendo por qué decidieron sacrificar un poco la verosimilitud en este videojuego y es que, evidentemente el juego no podría progresar y que quedaría como un simple juego de obstáculos y resolución de acertijos; tal como pasa con Goat Simulator.

Una jugabilidad con altibajos

gameplay

Lo mismo pasa con la jugabilidad; se tiene que valer de un “Deus Ex Machina” para que ésta pueda seguir ofreciendo elementos y mecánicas un poco más complejas y variadas. Como dije, en un principio el ritmo que se propició fue un poco plano, predecible, en el que llegué a pensar que sería todo el tiempo así; tomar el papel de un gato que tiene que sortear obstáculos para llegar de un punto a otro, sobrevivir en un entorno hostil junto a otros animales.

Algo muy interesante pero un tanto plano que no podría ir más allá. Aunque en sí, la base jugable se mantiene de ir entre azoteas y tejados para llegar a cierto punto; una vez avanzada la historia, resolver algunos asuntos de los droides. Sin embargo, y por alguna razón no deja de ser interesante, entretenido y de cierta manera desafiante, que nos mantiene atentos y nos exige ser muy observadores del entorno.

A Stray lo acompaña una subtrama con el dron y es que parecer no recordar ciertas cosas; lo que da espacio a objetos coleccionables para que éste pueda recuperar la memoria y nos explique un poco más del contexto de la trama. Algo que a mi parecer es poco natural el tener que exponer la trama a base de puros diálogos en vez de mostrarlo en la propia atmósfera o comportamiento de los demás droides.

Gráficos y Sonido

 gráficos y sonido

En cuanto a gráficos, al ser un jugo indie no se le puede exigir de los más punteros de la generación; es aquí donde Stray se vale de un excelente apartado artístico con una atmosfera y escenarios muy absorbentes y verosímiles; se puede sentir el peso de la ausencia del ser humano, una ciudad abandonada y en ruinas donde como dije, la naturaleza juega un papel importante; el hecho de reflexionar cómo actuarían los animales domésticos en un momento que no haya ninguna actividad humana nos da mucho en qué pensar. Desafortunadamente esto no está de todo explorado como hubiese imaginado y es debido por darle más importancia al papel de los droides que suplantaron a la humanidad.

El juego ha llegado completamente traducido al español y no existe ningún tipo de lenguaje humano en el videojuego; los droides han adoptado su propio lenguaje y los gatos se comportan como gatos; así que solamente como dije, que el pequeño droide sirva como interlocutor entre los personajes de la trama y el jugador. La música es bastante interesante, tiene algunas melodías destacables, pero que en ocasiones son un tanto repetitivas que pueden rozar lo trillado.

En conclusión, Stray es un juego muy interesante, con una pro puesta muy original y particular; entiendo muy bien por qué está siendo un furor en estos momentos; no solamente por el adoptar el papel de un gato sino también todo el planteamiento tanto narrativo y jugable que pocas veces se ven en esta industria tan gastada de secuelas, remakes y tendencias multijugador. Un gran acierto por parte de Sony el haber confiado en esta propuesta. Como algo negativo debo decir que el juego es un tanto corto y que hay pocas cosas por hacer después de completarlo. Quizá puedas hacerte con todos los coleccionables para tener una idea más clara de la historia.

Related posts

Nuevas Aventuras de Finanzas y Crimen presenta su tráiler oficial

Gabriel Broca

Toda la Información de Elden Ring que Debes Saber

Manuel Rodriguez

COD: Black Ops Cold War & Warzone temporada 2 contenido y detalles

Gabriel Broca

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.