Image default
Reseñas antiguas

[Reseña] Styx Shard of Darkness

Hace tiempo que no probaba un juego de sigilo, aparte de Hitman. Se ha convertido en uno de mis géneros favoritos y considero que tiene muy pocos exponentes. No puedo considerar ahora Dishonored como un juego de sigilo, pues ya ofrece muchas libertades a tal grado que es un juego de acción y aventura. En este caso Styx presentó un sistema de juego de sigilo sumamente purista y en poco tiempo se convirtió en un juego muy recomendado para todos los adeptos del género. Yo como buen fan tuve oportunidad de probarlo, pero lo sentí demasiado simple, aunque eso sí, tenía sus cosas atractivas que me recordaron mucho a los Splinter Cell de antaño (¡Qué gran juego!). Esta semana tuve la oportunidad de probar su segunda entrega, y en general el juego me ha agradado, con muchas mejoras con respecto a su anterior entrega, pero que no se salvan de algunos errores que estaré comentando en la reseña.

La historia verdaderamente intrascendente

El juego nos plantea una ambientación fantástica bastante mal mezclada, parece tener elementos de fantasía con elementos de Steam Punk, pero no logra ser ni una ni otra cosa. Vemos desde los guerreros, elfos oscuros y enanos, hasta los trasgos o duendes, como quieras llamarlos. Los trasgos aquí son una raza de saqueadores y considerados una plaga inmunda para los humanos, causan un mal a la sociedad con sus hurtos y asesinatos. Al parecer Styx es el único trasgo parlante y que le está dando caza una orden de guerreros llamada M.A.T.A.N.Z.A, que se dedica especialmente a eliminar esta plaga. Pero un día, un elfo oscuro robó un báculo que contenía un poderoso cuarzo y es aquí donde la líder hace una inesperada alianza con Styx, viendo su habilidad para la rapiña, considera aliarse con él para que le recupere dicho báculo y es aquí donde se desarrolla toda la aventura.

La historia principal no es para nada interesante, puedes saltarte o ignorar algunos diálogos y aun así comprender lo que está pasando, y es que la misiones principales se enfoca directamente a conducirte directo y sin escalas a la historia principal y a esto hay que añadirle algunas cinemáticas puestas en el momento justo para darle un gran empuje a la narrativa.

Aquí el verdadero protagonista del juego es Styx, tiene un humor bastante ácido e irreverente que refleja un comportamiento adecuado al tipo de personaje que quieren mostrar, es decir, ¿Cómo podemos esperar que se comporte un duende?: Como un sucio, mal educado, y grosero, donde no se fijará para nada en ser políticamente correcto y meterá todo tipo de chistes y que incluso insultará al jugador cada vez que muere.   Styx se roba todo, pero absolutamente la atención de nuestra pantalla y esto está bien, porque no lo sentimos como un mero NPC al que debemos controlar y guiar a su misión, sino como un personaje con vida propia.

El sigilo, lo mejor del juego, pero con algunas fallas

Entrando directamente al gameplay, Styx nos ofrece un sigilo bastante purista, sin tantas ayudas al principio, y esto más bien se hace para introducirnos poco a poco a las nuevas mecánicas. Si tú eres un amante de este tipo de juego, muy probablemente no necesitarás las ayudas, pero para lo que se inician en este género les servirá de mucho. Entre las habilidades, podemos encontrar la posibilidad de hacernos invisibles por un tiempo, hasta que se consuma el ámbar, que a su vez se puede conseguir en el escenario o creándolo tú mismo, de eso hablaremos más adelante. Junto a esto, está también la oportunidad de replicar un trasgo que ayudará a distraer a los enemigos para que lo persigan hasta matarlo o que haga diferentes acciones, como abrir puertas sin arriesgar nuestro escondite. En el que nosotros debemos controlarlo.

Hace un momento hablábamos del crafting y éste se puede hacer en una mesa de trabajo que bien lo podemos encontrar cuando vamos a comenzar nuestra partida o en los escenarios. Podemos crear proyectiles de dardos, frascos de curación, frascos de ámbar, ganzúa, proyectil venenoso, trampa ácida y otros elementos más que debemos ir desbloqueando en nuestro árbol de habilidades.

Y hablando de habilidades, éstas se deberán desbloquear con puntos que ganemos en el juego. Está dividido en 4 ramos:  Sigilo, Asesinato, Alquimia, Clonación, y Percepción. Dependerá de nosotros y de nuestro estilo de juego a cuáles les daremos prioridad. A mi parecer estas habilidades no son de mucha ayuda, puesto que si somos muy observadores, podemos arreglárnosla con estarnos ocultando en todos los rincones, aunque eso sí, en muchas ocasiones me vi obligado a usar la invisibilidad, ya que algunos guardias no salen a patrullar y más en momento que está cuidado el objeto que debes robar.

Si bien dije que es un juego bien hecho para ser de su género, Styx tiene una grave carencia y es el manejo de su control, es muy torpe y con movimientos muy toscos que me han provocado que muera muchas veces, esto se siente más al momento de saltar, es muy impreciso, sobre todo al momento de balancearse en las cuerdas. Y esto es bastante grave, teniendo en cuenta que un juego de sigilo exige movimientos precisos.

Y aunque a veces el juego presuma de que los enemigos tienen ciertas percepciones, como el rango de visión, o el un agudo olfato en los enanos, no siempre funciona, podemos pasar enfrente de ellos y ni así se percatan de nuestra presencia, teniendo que recurrir a subirle la dificultad al juego.

Gráficos y Sonido

En cuanto a gráficos, puedo decir que me ha resultado muy agradable de ver, aprovecha muy bien el motor de Unreal Engine y el modelado de los personajes son bastante adecuados, la iluminación para mí es lo que más resaltó. La ambientación, como dije, para mí no fue una gran sorpresa, todo se me hizo muy genérico, donde quiere ser una mezcla de todo y al final resulta ser nada. Pero eso sí, hay que reconocer que todos los escondites y recursos y enemigos están muy bien colocados, para darnos un desafío digno de un gran juego de sigilo.

El juego nos ha llegado en inglés con subtítulos al castellano o al menos un español neutro que no incluye modismos ni de aquí ni de allá y eso se agradece bastante. Por otra parte, la música al principio se me hizo muy buena, pero al final no logra ni ambientar los mejores momentos del juego, a tal grado que se me volvió imperceptible y no porque casi no se escuche, sino que no consigue ni siquiera tomar un poco de notoriedad.

En conclusión, Styx: Shard of Darkness, es un juego muy bien hecho que agradaré a todos los fans del género. Pero sus añadidos, como el árbol de habilidades y ayudas, realmente no son de mucha ayuda, yo casi no las ocupé. A esto hay que añadirle un torpe manejo del control y sus bruscos movimientos. Pero que afortunadamente puedes llegar a acostumbrarte a su manejo.

 

 

Related posts

[Reseña] For Honor

Gabriel Broca

[Reseña] Need for Speed: Payback

Emilio Ruiz

[Reseña] F1 2018

Emilio Ruiz

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.