Image default
Reseñas antiguas

[Reseña] Red Faction Guerrilla Re-Mars-tered

En su momento jugué Red Faction Guerrilla como una curiosidad más para tenerla en la colección. Recuerdo que no tenía muchas expectativas sobre este juego y en cuanto jugué las primeras horas, me encantó, el sistema de destrucción, muy moderno y atractivo era completamente adictivo, me gustaba ir destruyendo cosas por doquier y eso me llevó a completar el juego al 100% de esta especie de gran descubrimiento que tuve como gamer ¡fue hace casi 10 años! Ahora, en PC también quise jugarlo, pero sabía que en cierta parte iba a desencantar porque los gráficos y el sistema de destrucción que tanto me hipnotizaron en aquel entonces se verían algo anticuados. Con la remasterización agarré el valor de volverlo a probar y darme una idea de cómo lo veía en aquel entonces, al igual que hacer una comparación realista. Así que a lo largo de esta reseña expondré mi perspectiva.

La historia: Un pretexto para la destrucción

Definitivamente no hablaré mucho de la historia del juego. Realmente casi no tiene relevancia, la trama es relativamente imperceptible para la jugabilidad y el argumento es una mera excusa para provocar caos en las colonias marcianas. Básicamente estamos viviendo una historia muy parecida a la de Rico Rodriguez con Just Cause, un héroe que pretende liberar marte de la opresión de sus propios guardianes a través de su organización: Red Faction, más allá no hay mucho que contar. Y la trama no progresa, las misiones se basan en sólo un objetivo: destruir

Y es que en Red Faction Guerrilla, puedes destruir casi absolutamente todo; Las bases militares, que son en sí, objetivos secundarios para liberar marte, los puentes, los vehículos. La libertad que tenemos para ejecutar nuestras misiones son muy divertidas y todo termina en una sola palabra: Caos, con una artillería de la que iremos a ir desbloqueando con la chatarra que suelten los escombros o vehículos, además de algunas minas. Los vehículos también nos ayudarán mucho, y hay muchas formas creativas para irrumpir en la base, todo dependerá de tu imaginación. Aunque la IA enemiga no suele responder muy bien de vez en cuando, es divertido ver cómo se encuentran enclaustrados en sus edificios mientras se los vas destruyendo hasta que colapsa y terminan aplastados.

Una remasterización que se queda corta

Ahora vine para mí lo que es el desencanto, por el que inevitablemente tuve, ya que la nostalgia, le da más valor a una obra. Cuando recién jugué este juego. Yo no era muy exigente, sólo quería que el juego fuese divertido o que tuviese un fuerte atractivo jugable, en este caso fue su innovador sistema de destrucción que hasta ahora todavía se siente fresco y la música, que sabe adaptarse a su ambientación, aunque es un tanto repetitiva cuando ejecutas las misiones secundarias. La primera desilusión y la mayor de todas es que el juego es un tanto repetitivo y carente de sustancia, explico: Acatamos órdenes y todo termina en el mismo punto, destruir una base, huir y liberar puestos. De la misma forma que sucede con las misiones secundarias, que practicante son casi idénticas. Las misiones principales, como bien dije, no ahonda en la historia, en la atmosfera del juego y el conflicto real por lo que está pasando la facción. Todo esto no lo consideré en su momento y que ahora, a casi 10 años después me pesa mucho y esto sucede porque, en general, el juego se siente como un rpg de mundo abierto que necesitaba un sentido de existencia, justificar muchas cosas que no fueron exploradas por completo.

Ya por último debo decir que esta remasterización no tuvo muchas mejoras, el juego no mejoró mucho, son mínimas las mejoras en las texturas y la resolución. El modelado de los personajes se quedó en antaño, al igual que los escenarios que no son destructivos. Afortunadamente los frames son sólidos y esto ayuda mucho a disfrutar el juego.

En conclusión: Esta remasterización no es más que una excusa de relanzamiento, ya que el juego pasó muy desapercibido en su momento y no está mal, sino todo lo contrario es buen momento para probar un juego de principios de la generación pasada. Pero en sí, debieron esmerarse en mejorar más aspectos y para remasterizaciones, definitivamente hay muchas mejores opciones.

Related posts

[Reseña] One Piece: Burning Blood

Emilio Ruiz

[Reseña] Call of Duty: Black Ops III

Gabriel Broca

[Reseña] Resident Evil 7

Gabriel Broca

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.