Image default
Reseñas

Reseña – Wolfenstein: Young Blood

Las hijas de BJ Blazkowicz vienen a demostrar de qué están hechas

Desde que la saga de Wolfenstein volvió a ver la luz hace no tanto tiempo, siempre habíamos estado en los zapatos de BJ Blazkowicz matando nazis. En un intento por darnos a unas nuevas protagonistas, han recurrido a la estrategia de pasar a las hijas del protagonista principal.

Las gemelas Blazkowicz toman el control de la franquicia y le toca a ellas acabar con el imperio Alemán. En un juego en donde el cooperativo es fundamental, tendremos que sacar todo el conocimiento que tenemos en shooters para lograr la misión. Pero ¿la sangre joven está a la altura de lo que hemos estado viendo?; Desafortunadamente no y en esta reseña voy a explicar en lo que falla.

Historia

Captura de pantalla de Oninaki – 29:07:19 8.16 p. m.

La historia de Youngblood nos sitúa justo después de los eventos que vimos en The New Colossus. Así es, seguimos viendo que los nazi ganaron la Segunda Guerra Mundial y están controlando al mundo. Nos encontramos en una Francia ocupada por soldados robotizados que están bastante diabólico mientras que el héroe conocido como BJ Blazkowicz ha desaparecido sin dejar ni un rastro. Como recordarás, en New Colossus, Anya, la esposa de BJ está embarazada, por lo que en este juego tomamos el control de la gemelas hijas de ellos dos. Las dos chicas llamadas Jesse y Zofia han sido entrenadas para sobrevivir en el mundo pero dado que su padre ha desaparecido se ven obligadas a meterse a la acción para obtener respuestas.

Las dos protagonistas me gustaron y la interacción que tienen es buena en los primeros minutos del juego. El problema es que en Youngblood parece que dejaron de lado la profundidad de los personajes, por lo que no llegas a encariñarte en ningún momento con ellas. No hay muchas cinemáticas que te expliquen a detalle lo que está pasando y muchas veces te estarás preguntando qué demonios pasa. El resultado es de la mitad para el final, las protagonistas son más que genéricas, y será prácticamente imposible estar interesado en la conclusión de la trama.

No se entiende que no haya tanta calidad en el guión o en la cantidad de cinemáticas; hay que recordar que ésta es una producción AAA; la historia y sus planteamientos son muy planos, hasta cierto punto llena de clichés y bastante predecible. Perdieron una gran oportunidad en introducir un par protagonistas que demostraban cierto potencial.

Acción doble por todos lados 

Direct-feed screenshot of Wolfenstein Youngblood, as showcased at E3 2019.

 

Hay algo que debo de aplaudirle a los estudios que están bajo el mando de Bethesda: saben hacer muy buenos juegos de acción. En esta ocasión los combates no decepcionan para nada. Los controles son responsivos, los movimientos son frenéticos, las armas a pesar de que se quedan cortas en cuanto a cantidad, transmiten su propia personalidad cuando les disparas a tus enemigos. Las armas que vimos en New Colossus están de vuelta y pueden ser mejoradas con monedas de plata que vamos encontrando a lo largo del escenario. El sistema de personalización es pequeño pero cumple con el objetivo de darte opciones para adaptar tu modo de juego: éstos van desde mayor daño, mejorar el control, aumentar el tamaño del clip, agregar miras o disparar más rápido. Algo nuevo que metieron fue el hecho de que las armaduras de los enemigos son más fuertes o débiles dependiendo el arma que tengas. El problema recae en que hay una escasa variedad de rivales y te darás cuenta muy rápido que estás peleando contra lo mismo una y otra vez.

Captura de pantalla de Oninaki – 29:07:19 8.18 p. m. 2

Ahora, posiblemente el mayor atractivo que tiene Youngblood es la posibilidad de jugar toda la historia junto con un amigo o una persona desconocida. Se puede comprar la versión deluxe y con el buddy pass invitar a alguien a jugar contigo, unirte a una sesión o esperar a que alguien se una a la tuya para matar nazis o apoyarse cada vez que alguien se caiga en batalla. La forma en la que se distribuyen las vidas está interesante ya que bien podemos esperar a que nuestro compañero llegue a levantarnos, pero si se acaba el tiempo y nos desangramos utilizaremos una vida compartida (podemos tener solo 3 en cada misión). Si las vidas compartidas se acaban y los dos mueren; es Game Over.

Ahora, el problema que yo encuentro con esto es el hecho de que si mueres te tienes que regresar hasta el principio de la misión y comenzar todo de nuevo. Eso ocasiona dos problemas: el primero es que es frustrante empezar desde 0 después de haber pasado 30 minutos para intentar llegar al final. El segundo es que si estás jugando con alguien online, lo más seguro es que se salga después haber muerto, por lo que te quedas solo, y se pierde el propósito del cooperativo. La mejor opción siempre será  jugar con un amigo, ya que  todas la veces que jugaba con alguien al azar, el tipo se iba a los balazos sin ninguna noción de lo que estaba haciendo, se moría y tenía que ir a revivirlo muriendo en el acto y de nuevo al inicio de la misión. La IA tampoco es una buena opción porque hay veces en las que no le importa ayudarte y se queda parada cerca de ti y solo viéndote.

 

Sistema de Combate 

Captura de pantalla de Oninaki – 29:07:19 8.16 p. m. 5

Puedo afirmar que en el sistema de combate si hay una mayor profundidad que en las entregas anteriores. Al principio del juego nos hacen elegir algunos aspectos de nuestra armadura que nos ayudará en los combates y que en verdad te salva en varias ocasiones. Se puede elegir el tipo de armadura, qué arma cuerpo a cuerpo usaremos y una señal para hacerle a tu hermana. Estas señas tienen cierto beneficios como aumentar tu armadura o tu vida, hecho que es elemental cuando estás en el combate y ya estás por irte al cielo. Cada vez que usamos este gesto habrá un tiempo de cooldown para que lo volvamos a tener, lo interesante es que mientras más nazis matemos, más rápido lo tendremos de vuelta. El juego todo el tiempo te invita a la acción frenética.

También tenemos un árbol de habilidades. Las categorías se dividen en musculo, poder e inteligencia. Y sí, estos son elementos de RPG en un juego como Wolfenstein. Obviamente, para conseguir estas habilidades tienes que ir subiendo de nivel. Aunque no lo creas, han metido niveles en un Wolfenstein. El problema es que el uso de nivel se siente mal logrado y sin ninguna razón de estar ahí. Sí, los enemigos igual suben de nivel pero no es como si necesitaras uno en específico para hacer algo. Fue una idea interesante pero que no terminó de cuajar.

Captura de pantalla de Oninaki – 29:07:19 8.14 p. m. 4

Todo lo demás se mantiene prácticamente igual. Las balas, armadura y vida las irás recogiendo de los cadáveres que vayas matando y esparcidos por todo el mapa. Así que habrás veces en las que ya no tengas vida, se arme una balacera, mates a todos y de repente tendrás toda la salud y el escudo llenos. Como te dije, el juego invita a la acción por todos lados.

No había porque meter elementos de RPG

Captura de pantalla de Oninaki – 29:07:19 8.15 p. m.

 

Los elementos de RPG son una buena combinación con los shooters, pero debo de decir que en esta ocasión no quedó bien. Unas de las características principales que tiene Wolfenstein es ese sentimiento de poder que sientes cuando ves a un enemigo enrome, le echas el lente a tu arsenal y te avientas sin miedo a matarlo. En Youngblood nunca sentí eso. El hecho de saber por un simple número arriba de tu rival que nos vas a poder con él es algo triste. Y repito, el RPG en un FPS funciona, pero siento que el ritmo que lleva la saga de Wolfenstein simplemente no le daba espacio a estos elementos. El combate a pesar de que es bueno pero después de algunas horas estarás atrapado en misiones para grindear niveles, y después de algunas horas te darás cuenta que te están recompensando pobremente. Esto se vuelve más frustrante cuando decides seguir con las misiones principales y te das cuentas que por más balas que metas no puedrás acabar con las armaduras de tus rivales y debes regresar a la base rebelde para hacer tareas (muy repetitivas) para llegar al nivel necesario. En general, más que una adición se siente como una pared que tenemos que escalar obligatoriamente.

Otra cosa sin sentido es que el juego te permite matar a tus enemigos con sigilo, de hecho hay habilidades que se desbloquean especial de este tipo. El problema es que el juego te bloquea la posibilidad de eliminar a alguien de un nivel mayor sin que se de cuenta. Así que si estabas pensando en pasar una misión con sigilo, pues no puedes, de regreso a subir de nivel.

Captura de pantalla de Oninaki – 29:07:19 8.19 p. m. 2

El juego te toma de 9 a 11 horas en acabarlo, de 2 a 3 horas en los que grindeas niveles y las demás son de tareas que en muy poco tiempo se vuelven demasiado repetitivas. Si, es un juego más barato (30 dólares), pero que debía de cargar con todo el peso de Wolfenstein en su nombre.

Gráficos y Sonido

 

Por el lado de los gráficos también me llevo un mala sabor de boca. En primera no hay ninguna mejora en comparación con The New Colossus, de hecho, creo que este último se ve mejor. Curiosamente los mayores problemas los vi en las cinemáticas entre misiones. Los personajes se veían muy acartonados, a veces parecía que no se cargaban bien sus texturas, tenían como una especie de aura blanquecina a su alrededor y hasta los frames se caían de vez en cuando etc. Dentro de la acción real el juego rinde bien y los escenarios se notan inmersivos; si cuidaron muy bien los detalles en la Francia nazi. El modelado de los enemigos a pesar de que son pocos si cumple de buena manera y las armas se ven bastante aceptables.

En Pc esto cambia drásticamente; aún con un equipo modesto, puedes tener una experiencia óptima y mayor a la que puede ofrecer en consolas.

En cuanto al sonido, el título es pasable, y hasta ahí. Se nota que han reciclado elementos de The New Colossus como el sonidos de las armas y hasta las voces de los enemigos. La banda sonora es muy buena pero no se llega a apreciar tanto porque no la meten tanto. Las voces de las protagonistas si me gustaron bastante y un gran detalle es que el juego viene con un doblaje al español latino.

Youngblood tenía unas ideas muy interesantes que no fueron bien llevadas a cabo. No pude evitar sentir a este juego como un experimento y una forma de mantenerte ocupado en lo que llega la siguiente gran entrega dela franquicia. Jugar con un amigo mejora la experiencia pero no oculta los errores y un sistema de niveles que no tiene un razón de existir en este juego.
Fallaron en mantener la esencia que tanto caracteriza a Wolfenstein y a pesar de que las gemelas tienen bastante potencial se quedaron cortas en comparación a su padre.

 

Related posts

Reseña – Fallout 76

Emilio Ruiz

Reseña – Call of Duty Modern Warfare 2 Remastered

Gabriel Broca

Reseña – 11-11: Memories Retold

Emilio Ruiz

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.