Image default
Reseñas antiguas

[Reseña] The Surge

Muchos han sido ya los juegos que han tratado de imitar la saga Souls, fallidamente, a mi consideración, aunque el único que se acerca, es Lords of the Fallen, juego distribuido por CI Games, pero desarrollado por Deck13 Iteractive, que en esta ocasión la distribución quedó a caro de Focus Home Interactive. Pues bien, en vista en que la desarrolladora ya tiene, por así decirlo cierta experiencia, no sé qué pasó esta vez que el perdieron todo el enfoque y su estilo que me había agradado anteriormente y es que un juego que en su base promete ser dificil, sólo se basa en ser un simulador de farmeo, para superar con los jefes y niveles con mayor o menor dificultad, dependiendo de qué tantas ganas le eches al juego. Sé que también pasa lo mismo con la saga Souls y Bloodborne, pero allí se involucran muchas otras cosas que hacen más dinámico al juego. No hay que quitarle crédito a las cosas que hace muy bien, que mencionaré a lo largo de la reseña, pero que se caen abajo por la escueto gameplay.

Dificultad a lo bestia

El juego fue muy frustrante no por su nivel de dificultad, sino porque es un juego muy arbitrario, bastante desequilibrado que puede bajarte toda la vida de un solo golpe sin que lo hayas recibido y esto es debido a algunos bugs o errores de programación que el juego a veces cuenta como golpes algunos que incluso has esquivado. A esto hay que añadirle lo mal que están puesto los enemigos  en diferentes zonas o mejor dicho, lo simple y lo poco original que donde se ponen. Si Dark Souls y Bloodborne te sacaba algunos sustos con los enemigos que aparecían escondidos en las sombras o en las esquinas o detrás de un muro, en The Surge se abusa de sobremanera este ya gastado recurso. A veces no les bastaba con poner un solo enemigo, sino que suelen ponerte  hasta dos o incluso tres. Esto más encerrarte en un espacio pequeño con enemigos muy poderosos en el que no basta con ser demasiado hábil para enfrentarles y salir airoso. Todo esto genera una atmosfera frustrante donde hasta aquí quisiera dejar la reseña, pero lamentablemente tengo que seguir explicando los siguientes aspectos de su jugabilidad.

El mejor simulador de farmeo de experiencia

Una vez más en la segunda reseña que va del mes, tendré que restarle interés a la historia del juego, el juego no le muestra mucho interés y que incluso se niega a contarlo. Warren, nuestro protagonista, es un empleado de CREO que recibe un exoesqueleto para devolverle la movilidad a sus piernas. Sin ninguna explicación hubo un accidente en el edificio donde algunos murieron. Nuestra misión aquí es buscar el origen de dicho accidente, muchos no lo saben y quienes lo saben, se niegan a contarlo y todo el desarrollo de la historia se convierte en chasco, sobretodo el final.

Y no es que me haya hecho enojar por su dificultad, puedo entender una mecánica de dificultad  inteligente, que te reta a buscar maneras en las que debes eliminar a tus enemigos o predecir tus movimientos, pero al parecer aquí no basta. A primera instancia vemos que forma de adquirir y mejorar tus armas y armaduras es quitándosela directamente a tus enemigos. Si no cachaste esto en las primeras horas, en cuanto te enfrentes con el primer jefe te va a devorar de una. Por lo cual aquí es donde empieza el primer y segundo aspecto negativo, un mapa corto, que se hace largo para farmear hasta el jefe. Aquí a las almas o ecos de sangre se les dice chatarra. Sólo hay un checkpoint en todo el nivel que está conectado en distintos atajos. Para aumentar de nivel sólo deberás ir al punto y aumentar de nivel. El juego no te da la opción de subir de defensa o vida, el juego lo hace automáticamente alternándolo.

Como dije hace un rato, para obtener nuevas armas y armaduras, deberás quitársela a los enemigos cercenado sus partes. Esto es muy vistoso y consume energía del núcleo de tu exoesqueleto que es una especie de maná que se adquiere con los golpes. Hacer una ejecución final cortará el brazo, la pierna o la cabeza del enemigo que te otorgará la armadura que poseía. Todo bien hasta aquí, pero el verdadero farmeo está por venir. Para mejorar cada uno de las armaduras o crearlas, incluso, deberás juntar algunos requisitos, es decir algunos componentes que pide y eso se adquiere solamente seguir cercenado las partes que requieras. Por ejemplo: si quieres un casco, deberás cortar cabezas y una vez obtenido el diagrama del casco, cortando la primera cabeza, deberás adquirir los materiales que requiere cortando más cabezas. Cada parte de la armadura deberá armarse por separado con diferentes materiales, no necesitas un diagrama para un par de piernas o brazos, sino que tiene que ser uno por uno. Para mejorarlo deberás hacer el mismo procedimiento, pero esta vez fíjate en el Mark que es. Deberás avanzarlo a Marlk I, Mark II, Mark II y Mark IV, evidentemente pedirá gradualmente más cantidad de materiales.

Todo esto tan tediosos que es corta el buen ritmo que pudo haber tenido el juego, alargándolo innecesariamente. Hubiese preferido un juego rápido, directo  y frenético a tener que pasar por toda esta frustración y tedio que provoca al jugador. Y si con esto no bastaba, si en el juego mueres, sólo tendrás dos minutos para recuperar tu chatarra, el contador recuperará algunos segundos si matas a algunos enemigos en tu camino. Esto sin contar que el mapa es claustro, nada más que una encerrona que recicla muchas veces los mismos pasajes, sólo que le añade más dificultad.

Afortunadamente no todo es malo en el juego. Uno de los pocos aspectos positivos que le noté, fueron los núcleos que están abstractamente bien metidos en una especie de habilidades, los deberás ajustar a tu modo de juego.

Graficos y sonido

En cuanto a gráficos el juego está muy bien, aunque en las texturas se queda muy corto, con un modelado de los personajes bastante genérico utilizado y reutilizado en varias veces, sin contar lo poco original y la escasa variedad de los enemigos. Hasta en el entorno tenemos aspectos bastante escuetos y simples.

El juego nos ha llegado en inglés con subtítulos en castellano, como saben yo prefiero todo en su idioma original. La banda sonora es prácticamente inexistente, no hay nada que llene los espacios de silencios y los pasillos de los niveles y las dos melodías que hay se repiten una y otra vez en algunos supuestos puntos de tensión.

En conclusión, The Surge es un juego que se quedó a media, no debieron meter mecánicas tan tediosas para alargar el juego. No puedo decir más que tuvo una experiencia frustrante. Deck13 debería replantearse mejor sus mecánicas si pretende lanzar una segunda parte.

 

Related posts

[Reseña] Mighty Morphin Power Rangers Mega Battle

Gabriel Broca

[Reseña] Red Faction Guerrilla Re-Mars-tered

Gabriel Broca

[Reseña] Sniper: Ghost Warrior 3

Gabriel Broca

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.