Image default
Artículos

La vez en que H.R. Giger incursionó en los videojuegos

Intentos en los que pudo no haber quedado satisfecho

Conocemos muy bien la historia de Guillermo del Toro  y sus intentos fallidos de transmitir su visión del terror y la fantasía en los videojuegos, desgraciadamente no ha sido el único que ha fallado y déjame contarte el caso de HR Giger, que para quienes no lo conoce, su obra más es haberle dado forma a una de las criaturas más del cine: el de Xenomorfo, Alien. Giger, pasó de ser un escultor a un artista en casi todo el sentido, pintor que constantemente se reinventaba con sus obras, pero manteniendo muy marcado a su estilo, del que algunos pueden decir que toma prestada algunos simbolismos de Beksinski, y no los culpo, son muy parecidos. Pero en general su inspiración viene de su vida marcada principalmente por las tragedias en la que están referenciadas en la mayoría de sus obras. Rodeado de padre farmacéutico, y rodeado de frascos de los cuales le ayudaron a darle forma a algunas de sus obras. Se definía a sí mismo como una persona tímida y dedicado al estudio, encantaba modelar con plastilina y dibujar. Sus primeras obras ya mostraban su definido estilo; los niños atómicos muestran la deformidad del ser humano en caso de una catástrofe nuclear, todo muy parecido a los estragos que se vieron en Hiroshima y Nagasaki. Trabajó también como diseñador de interiores del cual no estuvo por mucho tiempo, pues se fue dedicando exclusivamente a su arte.

Niños atómicos

Las tragedias de Giger, como bien dije, le sirvieron de inspiración, su primera novia, Li Tobler se suicidó en 1975 a los 27 años. Ese trágico hecho le hizo cambiar a muchos rasgos su manera de pensar, sus cuadros, ya de por sí extraños pasaron a ser terroríficos rozando a lo demencial y satánico. El nombre de su novia esta puesto en una de sus obras más famosas; la de Li II. El rostro de su novia aparece mezclado con muchos elementos que darían la apariencia de ser un modelo biomecánico.

LI II

Con todo esto y mucho más, Giger hizo su propia versión del Necronomicon, del cual hace un compendio de sus más famosas obras y del cual existen dos volúmenes. A esto se le añade también su más famosa obra: NeCromon IV, del cual hablaremos más adelante.

El estilo único y sin duda inigualable de Giger lo convirtió en un maestro del terror del cual incluso H.P LoveCraft estaría conmovido. Entró al cine de la mano de Alejandro Jodorwsky, a quien después se lo recomendó Slavador Dalí. Rodeado de estas figuras, Giger trabajó en 1979 para Ridley Scott, la figura del xenomorfo surge precisamente en una de sus propias obras como la que comenté recién, Necromon IV. Posteriormente, le hizo acreedor a un Oscar y siguió trabajando en el cine y hasta el 2012 siguió planteando su visión con la película de Prometheus.

Necronom IV

En los videojuegos Giger también estuvo involucrado, pero en estos proyectos no tuvo mucho éxito. A principios de los 90’s un estudio llamado Cyberdrams fue fundado, especializado en juegos de aventuras. CyberDreams crea en 1992, Darkseed, un juego del cual podemos decir que cuenta con toda la visión de Giger incluso en los elementos de menos importancia. Estuvo tan involucrado en el proyecto que dio tiempo de analizar la interacción que tendría con el guion.

La historia del juego se desarrolla en dos mundos; un mundo real y uno oscuro que es total y pura creación de Giger de ambiente biomecánico y extraterrestre. El juego contaba con una alta resolución para la época: 640x400p

A pesar de contar con un grande en el diseño artístico, el juego no recibió buenas críticas. Se decía que no resultaba muy divertido de jugar y que castigaba al jugador duramente por cometer el más mínimo error que acababa por ser una experiencia frustrante. Lo que sí se destacó la visión y obra de H.R Giger, del cual se desconoce si quedó satisfecho con el producto final.

CyberDreams echa para adelante un segundo intento con la secuela de Darkseed. Del cual el protagonista ya no estuvo presente, pues se dijo que sufrió una crisis de ansiedad al estrés que le provocó y que incluso hizo que dejara por completo el mundo de los videojuegos. Las obras de Giger siguieron presentes, pero se ocuparon ya algunas que tenía hechas, incluyendo la famosa LI II.  El artista se había negado a crear obras originales y sólo dio aturoización a que sus obras puedan ser modificadas para una mayor adaptación a las mecánicas de juego. Se desconoce si realmente habrá quedado satisfecho con el primer proyecto o si decidió concentrarse en el cine

Después de esto, Hans Ruedi Giger ya no volvió al mundo de los videojueogos. Murió el 12 de mayo del 2014 a los 74 años. Con todo y los avances que tenemos ahora, cómo hubiéramos deseado ver algo nuevo de él.

Related posts

Esclavitud infantil en Animal Crossing

Gabriel Broca

Impresiones – Marvel’s Avengers: Ironman #1

Manuel Rodriguez

¿Kotal Kahn es Mexicano? Este es su verdadero origen

Gabriel Broca

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.